Revista hispanoamericana: artículos actualidad, cultura, ciencias, ecología y Derechos Humanos.

Revista hispanoamericana: artículos actualidad, cultura, ciencias, ecología y Derechos Humanos.




Manuel Ruiz Rico

Por Jesús Sordo Medina

Anaximandro y el Ápeiron


Cap�tulo III

 

Biograf�a de Anaximandro (aprox. 610 a.C. - 546 a.C.)

Su fecha de nacimiento y su periodo vital, al igual que ocurre con Tales, son propuestos seg�n testimonios posteriores. Di�genes Laercio, escribe:

"Apolodoro de Atenas... en sus Cr�nicas dice que [Anaximandro] ten�a sesenta y cuatro años en el segundo año de la Olimp�ada 58a. (547-546 a.n.e.), y muri� poco despu�s; de modo que alcanz� su acm� aproximadamente en el tiempo de Pol�crates, tirano de Samos."

Hip�lito es un poco m�s preciso indicando incluso de qui�n era hijo:

"De Tales se hizo disc�pulo Anaximandro... Anaximandro de Mileto, hijo de Prax�ades... naci� en el tercer año de la Olimp�ada 42a. (610 a.n.e.)." (1)

Notable y activo ciudadano de Mileto

Apolonia, antiguo asentamiento tracio (Antheia) en las costas del Mar Negro y que actualmente toma el nombre de Sozopol, en Bulgaria.Apolonia, antiguo asentamiento tracio (Antheia) en las costas del Mar Negro y que actualmente toma el nombre de Sozopol, en Bulgaria.

Como ocurriera con Tales, Anaximandro ejerci� una importante actividad p�blica en la ciudad milesia, asumiendo responsabilidades pol�ticas y administrativas como la de encabezar expediciones para fundar colonias, siendo la m�s famosa Apolonia, antiguo asentamiento tracio (Antheia) en las costas del mar negro y que actualmente toma el nombre de Sozopol, en Bulgaria (2).

Adem�s de esta actividad pol�tica, Anaximandro tambi�n dedic� parte de su vida a la investigaci�n geogr�fica y astron�mica y la creaci�n de inventos. Aunque Herodoto, un siglo despu�s, afirmara que el gnomon o reloj de sol fue inventado por los babilonios, fue Anaximandro qui�n lo populariz� en la Jonia y, posteriormente, en el mundo griego.

Gracias a la introducci�n del gnomon en Grecia y otros aportes, otro cient�fico posterior a Anaximandro, Erat�stenes de Cirene (Cirene, 276 a. C. - Alejandr�a, 194 a. C.) desarroll� conceptos como la latitud y el meridiano para poder mediar la circunferencia de la Tierra, la cual estim� en alrededor de 40.000 kil�metros -39.614,4 km, seg�n unos c�lculos, frente a los 40.008 km, seg�n otros-; una cifra, no obstante, asombrosamente aproximada a la real. Fue tambi�n Erat�stenes, director de la Biblioteca de Alejandr�a durante el reinado de Ptolomeo III, quien afirm� que Anaximandro fue el primer hombre en elaborar un mapa de la tierra. As� lo recoge el ge�grafo del siglo I d.C. Estrab�n:

Mapa de Anaximandro y hecateo

"Erat�stenes dice que los primeros [estudiosos de la geograf�a] despu�s de Homero fueron dos: Anaximandro, amigo y conciudadano de Tales, y Hecateo de Mileto. El primero public� un mapa geogr�fico, en tanto que Hecateo dej� un bosquejo que se puede creer que era suyo por el resto de sus escritos." (5)

Otro aporte que se ha adjudicado a Anaximandro es el desarrollo de la idea de un universo en forma esf�rica, es decir que los elementos que lo componen, como la Tierra, eran cuerpos esf�ricos, as� como el Sol que, seg�n el milesio, era entre 27 o 28 veces m�s grande que nuestro planeta. Estas afirmaciones y noci�n de la estructura de nuestro universo, pese a imprecisiones, es de suma importancia para la ciencia moderna que inician Cop�rnico, Keppler y Galileo, ya que �stos, sin duda alguna, volvieron a los cl�sicos y f�sicos griegos para poner en duda la cosmolog�a impuesta por el dogma cristiano tan alejada de la realidad.

Tampoco hay que desdeñar las reflexiones de Anaximandro en torno a la biolog�a, reflexiones �stas derivadas de sus estudios sobre el arckhe de la naturaleza y sobre la evoluci�n de los seres vivos.  Aas� lo recoge Hip�lito:

«Anaximandro dijo que los primeros seres vivos nacieron de la humedad y cubiertos de tegumentos espinosos, pero que, tan pronto como crecieron, emergieron hacia la parte m�s seca, partieron el tegumento y continuaron viviendo durante un pequeño espacio de tiempo». Hip�lito, Ref. I,6, 6 (A 11)

Plutarco se extiende un poco m�s recordando la evoluci�n hasta el hombre:

«Anaximandro de Mileto dijo que, en su opini�n, nacieron del agua y la tierra cuando estaban calientes unos peces o seres semejantes a peces. Los hombres se formaron dentro de estos seres y los pequeños se quedaron entre ellos hasta el tiempo de la pubertad; luego, por fin, los seres se abrieron paso y emergieron hombres y mujeres capaces ya de hallar su propio sustento» . Plutarco, Strom. (A 10)

Otros supuestos descubrimientos, como los solsticios y equinoccios, mapa de la b�veda celeste o predicci�n de los terremotos, fueron atribuidos a Anaximandro e, independientemente de que fueran atribuciones ciertas o no, queda claro el tipo de mentalidad que el milesio pose�a, para muchos, superior a la de su maestro Tales.

Esta superioridad, sin embargo, no ten�a tanto que ver con los descubiertos de car�cter cotidiano que Anaximandro realiz� durante su vida. Lo que verdaderamente ha pasado a la historia es su aporte m�s trascendental, es decir su cosmolog�a, m�s compleja y completa que la de Tales.

Sus libros, el concepto de �peiron y la cosmolog�a de Anaximandro

Para conocer y comprender la cosmolog�a de Anaximandro, los estudiosos posteriores nos remiten a un libro que es famoso, entre otras cosas, por ser la primera obra escrita en prosa, lo cual da origen a una nueva e innovadora forma de transmitir informaci�n distinta de la poes�a. El t�tulo es Sobre la naturaleza y toma este nombre a causa de que Arist�teles nominara a los pensadores pre-socr�ticos como fusiko� o estudiosos de la naturaleza o physis . De ah� que el escrito de Anaximandro, que trataba sobre este tema, tomara el nombre de Sobre la naturaleza o Per� f�sew. Es posible, incluso, que este tratado se conservara en la biblioteca de Teofrasto, disc�pulo y compilador de Arist�teles (6).

Por otro lado, la enciclopedia bizantina Suda (o Suida) creada en el siglo X de d.C. y que conten�a una ingente cantidad de escritos de los pueblos mediterr�neos desde los presocr�ticos, atribuye a Anaximandro cuatro libros: el citado Sobre la naturaleza, Per�metro de la tierra, Sobre las estrellas fijas y Esfera caliente. En este sentido, es posible que los �ltimos tres libros fueran los cap�tulos del tratado y no libros independientes. En cualquier caso, el contenido del Per� f�sew  es lo importante y en �l nos debemos centrar.

Siguiendo los pasos de Tales, Anaximandro tambi�n se preocupa por teorizar sobre el arj� de todo lo conocido. La principal diferencia con la teor�a de Tales, quien entend�a que ese elemento primordial era el agua o lo h�medo, fue que para Anaximandro ese arj� se constitu�a de algo intangible, es decir, no era un elemento f�sico ya que Anaximandro entend�a que todo ente determinado pose�a su contrario y �ste irrumpir�a para eliminar a su opuesto, adem�s de no poder nacer de una sustancia determinada su contrario. Por ello, que Anaximandro pens� que ese arj� esencial deb�a ser indeterminado. Y a este principio, el milesio lo llam� �peiron o «lo ilimitado» que se deriva de la negaci�n [a] y peras, o ausencia de l�mites, algo que se ha asociado a lo infinito, al no poder determinarse ni desde el punto de vista temporal ni espacial.

Esta sustancia, al ser indeterminada, no ser ni una cosa ni otra, podr�a ser justamente todo, ya que de ella parten la totalidad de los elementos. As�, la cosmolog�a de Anaximandro dec�a que en un principio hubo una separaci�n entre lo fr�o y lo caliente, la primera divisi�n o creaci�n nacida de la sustancia eterna que es el �peiron . Despu�s el calor, en movimiento rotativo, cre� una esfera de fuego que rodeaba al vapor y �ste a la tierra. Es decir, en el principio, fueron tres elementos: agua, fuego y tierra. Estos tend�an a agrandar su influencia y su dominio por el enfrentamiento, pero el �peiron se encargaba de que aquello no fuera as�. « [.] donde antes hab�a fuego queda ceniza, y esta es la tierra.» (7).

As�, del �peiron parten unos elementos y �stos dan nacimiento a otras sustancias conocidas. Pero adem�s de constituir el principio de todo, el �peiron tambi�n se comporta como regulador para el equilibrio entre todas las sustancias. Vemos entonces en el �peiron una ley universal que estructura el universo y su devenir para conseguir algo as� como la justicia en la relaci�n de las sustancias, que es injusta por la constante intenci�n de unas por dominar a las otras . Y esa capacidad le viene dada por ser la esencia primera y estar presente en todos ellas. Ni siquiera los Dioses est�n exentos de cumplir con las leyes establecidas por el �peiron pues de �ste provienen.

Una �ltima parte de su cosmolog�a, tiene que ver con el concepto de infinito aplicado al �peiron que lleva a la consecuencia l�gica de la existencia de mundos infinitos. Esta falta de finitud acaba con la idea de un principio y final para nuestro universo, llev�ndonos a una explicaci�n cosmol�gica donde en un cosmos eterno y c�clico todo nace y se desarrolla seg�n la regulaci�n del �peiron para luego destruirse y volver crearse.

Notas:

(1) http://www.filosofia.org/cur/pre/aximafyt.htm
(2) http://es.wikipedia.org/wiki/Sozopol
(3) Diccionario de filosof�a en CD-ROM. Copyright © 1996. Empresa Editorial Herder S.A., Barcelona. Todos los derechos reservados. ISBN 84-254-1991-3. Autores: Jordi Cort�s Morat� y Antoni Mart�nez Riu.
(4) http://ventosdouniverso.blogspot.com.es/2010/08/confusoes-teologico-cientificas.html
(5) http://www.filosofia.org/cur/pre/aximafyt.htm
(6) http://www.iep.utm.edu/anaximan/ (Web en ingl�s)
(7) BERTRAND RUSSEL, Historia de la Filosof�a, RBA coleccionables S.A. 2009, Madrid, pp 71.
26 de septiembre de 2012